domingo, 4 de enero de 2009

¿Por qué soy Liberal?

Primero y principal, porque creo firmemente que cada ser humano es un fin en sí mismo y nunca un medio para alcanzar el fin de los demás sin su consentimiento.

Porque desde chico me moví por un principio tan simple como noble: “tu libertad termina donde comienza la libertad del otro”.

Porque es altamente improbable que exista una persona (o grupo de personas) capaz de coordinar los medios necesarios para llevar a la felicidad al resto de la población.

Porque no reniego de la naturaleza humana.

Porque no me parece ético forzar a los demás a seguir el camino de mi propia felicidad.

Porque me parece absolutamente ético buscar por mis propios medios el camino de mi propia felicidad.

Porque mi trabajo y el fruto de mi esfuerzo me pertenecen, así como no me pertenecen el trabajo ni el esfuerzo de los demás.

Porque la cooperación entre las personas debe ser libre para ser exitosa y armoniosa.

Porque nadie puede señalarme lo que debe o no hacerme feliz (lo mismo para los demás).

Porque nadie puede forzarme a no tener ideas propias y adoptar las suyas, así como yo no puedo forzar a nadie a adoptar las mías.

Porque no creo que la libertad sea una solución a todo, pero sí el medio ideal para alcanzar cualquier objetivo, aún cuando la persecución del mismo me sea perjudicial.

Porque uno debe ser responsable de sus acciones.

¿Por qué lo son ustedes? Les paso la posta.

9 comentarios:

flavio g dijo...

A los quine años me di cuenta que mientras más anticapitalista era un país, más pobreza tenía, y más diferencia entre ricos y pobres. Me decía a mi mismo: "muestrame un pais con una docena de familias ricas y el resto pobrerio y descubriras que es un pais anticapitalista"
Digamos que mi "despertar liberal" empezo por una cuestíon empirica. La justificación filosofica vino despues con los años.

Franco dijo...

Comparto lo de Flavio, en principio entro por la practica, por ver los resultados. Luego vino lo filosofico.

Sin embargo hoy en dia, en las charlas, o al intentar dar a entender el porque, siempre uso el camino filosofico. A veces causa sorpresa en gente fuera del tema, pero me parece mucho mas poderoso y capaz de hacer razonar al receptor del mensaje.

Martín Benegas dijo...

A mi tambien me paso lo mismo, la simple observacion del mundo, de los paises que funcionan y los que no me fueron forjando una idea y nunca crei que el animo de lucro fuera algo malo o pecaminoso siempre considere a la riqueza como una virtud y no como algo sucio a pesar de que iba a una escuela religiosa que exaltaba la pobreza, luego cuando fui creciendo me fui metiendo en la filosofia liberal, leer Ayn Rand fue para mi una experiencia casi religiosa, tambien la influencia de mi viejo fue decisiva, siempre le estare agradecido.

Fernando Aguilera dijo...

Siempre fui liberal por instinto, pero supongo que me empece a considerar a mi mismo como liberal, a partir que entre de lleno en la filosofía.
Fueron muchos los momentos claves de mi vida donde aprendí que era ético y que no.
Desde muy chico me encantaba la historia, pero no la analizaba desde el punto de vista filosófico. Para mí la historia era un video juego. Cuando escuchaba de la segunda guerra mundial, veía a Hitler como el villano, y a los aliados como super heroes, incluyendo a la URSS. Hasta que un día pregunte que era el comunismo, solo por curiosidad mucho no me importaba. La explicación que me dieron me asquio desde el fondo de las tripas.No entendía como algo así podía ser racional, o como había gente que de verdad pudiera vivir bajo esas circunstancias. Al seguir investigando me di cuenta que, justamente, las personas no logran vivir bajo esas circunstancias.
Otro momento clave, fue preguntarle a mi papá, por qué pagabamos impuestos, y a cada respuesta que él me daba yo tenia algo lógico para demostrarle que se estaba equivocando. Por ej: "pagamos impuestos porque el estado nos proporciona servicios a cambio" y yo decía: "y por qué no puedo contratar esos servicios por mi cuenta a la persona que yo quiero y en la forma que quiero sin que alguien me obligue, buscando las posibles alternativas en calidad y los diferentes precios".
Mi viejo terminó por darse por vencido y terminar la conversación. Era chico, pero ya me daba cuenta que algo estaba mal.

En fin la historia es muy larga, y eso que todavía ni mencione la influencia de Ayn Rand y Stefan Molyneux...

Leandro Fleischer: notas y entrevistas dijo...

Yo soy liberal porque tuve la posibilidad de saborear el gusto amargo del lavaje de cerebro. En mi niñez y adolescencia no caí en todas las farsas de la izquierda, pero sí en algunas. Pero no me culpo. Es lo único que me martilló el cerebro todo el tiempo. A mis oídos sonaban muy lindas las frases "igualdad", "libertad", "paz", "pluralismo", etc. Pero con el tiempo (hoy tengo casi 27 años) y gracias a mi familia que me mostró otra cara de la moneda, comence a comparar las distintas opciones y me dí cuenta que los comunistas en nombre de todas las hermosas palabras antes nombradas, practicaba en realidad, la desigualdad, la opresión de todas las libertades, el odio y la intolerancia totalitaria. Es por eso que, aunque algunos me digan extremista, me quede de este lado de la vereda, pues los liberales en nombre de la libertad, proponemos justamente, la libertad.

LUIS dijo...

Porque nunca entendi por que quienes deberian brindar los servicios basicos de convivencia (seguridad, salud, educacion), se ocupan de cualquier otra estupidez. Que no solo no les corresponde. Sino que la hacen muy mal, y a la vez, descuidan lo de en ninguna forma pueden delegar.

Fernando Amaya Dalmasso dijo...

En el secundario me hicieron leer de todo el espectro, y después leí más de todo eso, y me pareció que era lo único que tenía sentido.

No le veía sentido a esperar que alguien me salvara, no le veía sentido a trabajar para otros, no le veía sentido a nada de lo que proponían y sí le encontré sentido al liberalismo.

Klausbert dijo...

El albanés de la casa de al lado, había sobrevivido La Guerra comiendo cáscaras de papas, trabajó duro, compró su terrenito (esquina de cuadra), construyó su casa, mantenía la quinta en el fondo de donde sacaba choclos, tomates, olivas... en pleno verano a edad de eso llamado "jubilación" que se inventó después, Don Pedro seguía sacando frutos, en sombrero de paja bajo el sol (y tenia como para viajar a USA cada tanto).
Con trabajo propio, sin estado que te "ayude".
Ese es mi recuerdo más temprano, mi primera impronta, de una vida con ética liberal.

Figarillo dijo...

Klausbert,
realmente tu historia es conmovedora. Ni más ni menos que el "sueño americano" hecho realidad en Argentina, cosa que no es poco.
Siempre me pregunté (y creo que me seguiré preguntando por siempre) cómo nos comportaríamos sin esa mentirosa "safety net" que todos creemos tener abajo llamada estado. Seguramente creo que seríamos mucho más responsables, trabajadores e incluso solidarios.