jueves, 5 de marzo de 2009

La Ayuda A Los Pobres


Este trabajo que pasé al español es de una inmensa importancia. Allí, a la luz de la genialidad y el humor de Stefan Molyneux se introduce un concepto que a pesar de su simpleza contiene una relevancia extraordinaria, sobre todo en la actualidad donde la ayuda a los pobres es la excusa para el uso de la fuerza del estado sobre la población.
Lean y en lo posible distribuyan.



Encerrado en el baúl del auto: la solución política al problema del shopping

Ahora que mi mujer empezó a tomar cursos de ciencias políticas, las cosas se han vuelto bastante confusas en mi casa. Justo esta mañana alguien tocó a mi puerta. Al abrirla, me encontré con un enorme sujeto que preguntó por mi mujer.

"Creo que se esta cambiando porque justo hoy iba al Shopping, le dije extrañado.

"Ah" me dijo mientras se pasaba un escarbadientes por la boca, una y otra vez. "Ya sé por eso estoy aquí.

Quede mirándolo y me pregunté: un ayudante de compras? encargado de las bolsas? masajeador de pies? qué será?

Escuche a mi esposa bajar las escaleras. "Ah" exclamó. "Excelente, ya estoy lista!"

"Muy bien" contestó el hombre. Sacó una bolsa gigante por debajo de su traje. "Agáchese un poco" le dijo a mi esposa, mientras pasaba la bolsa sobre su cabeza.

Hice un intento de agarrarla del brazo pero decidí en vez usar palabras. "Qué estas haciendo?" le demandé al hombre

Mi esposa se enderezo sonriéndole al hombre. "Todo esta bien" dijo. "Me temo que mi esposo es muy liberal"

El hombre dio vuelta la vista mientras entrecruzó los brazos.

"La cuestión es querido" mi esposa sonrió, "verdaderamente tengo ganas de ir al Shopping..."

"Y por eso...te dejas llevar en una bolsa por este hombre?"



"Claro! Así es como funciona. No lo comprendí hasta tomar el curso de ciencias políticas, pero me resulta tan claro ahora"

"Qué cosa?"

"Bueno, antes cuando quería ir al Shopping, no era muy eficiente. Sólo tomaba mi cartera y las llaves del auto, iba al Shopping y simplemente compraba. Que locura era eso. Ahora finalmente comprendí como debería ser. Entonces cuando quiero ir al Shopping, llamo a este caballero que toma mi tarjeta de crédito, me mete en esta bolsa, coloca la bolsa en el baúl de mi auto, me lleva hasta el Shopping , hace las compras por mí y de paso compra algunas cosas para él. No es eso mucho mejor?

"Querida, seriamente no entiendo como eso tiene el mínimo sentido, haciéndolo sola no sería mejor?"

"Querido" dijo suavemente." Así es como se supone que debe hacerse. Si quiero hacer algo, llamo a alguien que me fuerce a hacerlo. Qué podría ser mejor? Es perfecto"

"Te puedes quedar con tu auto?"

Mi esposa miro curiosa al hombre a su lado. Él se adelanto y dijo: "No creo. Me parece que lo necesitaría un día o dos. Los llamo cuando haya terminado de usarlo y ustedes pueden venir a buscarlo. Esta bien?

"Claro que no esta bien" grite. "Si mi esposa quiere ir al Shopping, no necesita que la fuerces a ir al Shopping y encima comprando cosas para vos también."

"Querido" dijo devuelta mi esposa suavemente. "Es exactamente como las cosas deberían funcionar". Mientras se comía las uñas dijo. "Es exactamente como ayudamos a los pobres con los programas del estado de bienestar, no?"

"Qué?"

"Bueno, nosotros como votantes queremos ayudar a los pobres, verdad? Por tanto votamos políticos que nos obliguen a ayudar a los pobres. Toman nuestro dinero, lo gastan en los pobres en la medida que lo vean apropiado, comprándoles varias cosas a su vez! Y si esa forma de hacer las cosas es lo suficientemente buena para algo tan importante como ayudar a los de menores recursos, seguramente también es lo suficientemente bueno para algo trivial como mis compras en el Shopping! Estoy en lo cierto, o estoy en lo cierto?

"Pero...si queremos ayudar a los pobres tan desesperadamente que votamos a políticos para que nos fuercen a ayudarlos, entonces para que necesitamos políticos en primer lugar? Por qué no simplemente ayudamos a los pobres nosotros mismos!"

"Ah" ella dijo con una sonrisa triunfal, " eso es porque somos demasiados egoístas para ayudar a los pobres nosotros mismos"

"Pero si fuéramos lo suficientemente egoístas como para no ayudar nosotros mismos a los pobres, entonces seguramente nunca votaríamos a políticos que nos fuercen a ayudar a los pobres en primer lugar! Y si no queremos ayudar a los pobres, entonces el gobierno nunca lo haría por nosotros, porque nunca votaríamos a un político que prometiera eso! Por eso si la mayoría de la gente quiere ayudar a los pobres, entonces no necesita votar políticos que los fuercen a ayudar a los pobres, no es así?"

Por un momento ella parecía confundida. "Bueno..."

"Mira lo que esta pasando ahora! En el pasado, si querías ir al Shopping, sólo tenias que ir y comprar lo que quisieses! Ahora mira toda esta burocracia y complicación - este sujeto vino a ponerte en una bolsa y manejarte hacia el Shopping en el baúl de tu auto, y luego comprar lo que le parece que necesitarás y comprarse cosas para él mismo también. Cómo puede ser eso más eficiente - o en cualquier otra forma mejor - comparado al antiguo método?"

Tartamudeando. "No, eso..."

"Si dejamos que estos políticos nos fuercen a ayudar a los pobres, qué pasa si gastan todo el dinero en formas que no ayudan en lo más mínimo a los pobres? Qué sucede si deciden gastar más dinero en ellos que en los pobres? Podemos pedir por nuestro dinero devuelta? Lo ves, si queremos ayudar a los pobres - o los enfermos, o los ancianos, o quien sea - simplemente hagámoslo, y no necesitamos que el gobierno nos fuerce a hacerlo. Si el gobierno refleja la voluntad del pueblo, entonces no necesita forzarnos a hacer cosas. Si el gobierno, por otro lado, no refleja la voluntad del pueblo, entonces directamente estaríamos en una tiranía. Ves a lo que voy?"

"Si, pero..." Mi esposa se trababa mientras trataba de escapar del razonamiento borroso del estatismo.

"Pero, quién te dijo todo esto en primer lugar" le pregunté.

El enorme sujeto do un paso adelante y dijo, "yo".

"Si" dijo mi esposa apenada. "Perdón por no introducírtelo. Él es mi profesor de ciencias políticas".

Extendió sus enormes brazos mientras yo lo miraba.

"Hey", dijo el profesor, mientras hizo un movimiento brusco con el brazo. "No tengo todo el día. Que tal si solucionamos esto votando? Quiero decir..."agregó inclinándose sobre mi esposa. "Asumo que cuento contigo en hacer lo correcto, y demostrarme que entendiste los cursos que te dí"

Nerviosa asintió con la cabeza mientras miraba asustada a su profesor. Supongo que quería aprobar el curso.

El profesor levantó la mano, aquella con la cual sujetaba la bolsa. "Yo voto ir al Shopping" gritó. "Necesito algunas cosas".

Mi mujer tenso sus labios. "Es la decisión correcta" dijo mientras levantaba la mano con sus ojos cerrados.

En un parpadeo desapareció dentro de la bolsa.

Estaba apunto de llorar en oposición a esta violación a la razón, a la propiedad, a la moral...pero por supuesto yo soy la minoría, así que cuál es el punto?

Autor: Stefan Molyneux
Traducción: Fernando Aguilera



2 comentarios:

Leandro Fleischer: notas y entrevistas dijo...

Excelente ejemplo. Práctico y sencillo, al punto que Ortega, Chávez y Morales lo pueden comprender.

Todos Gronchos dijo...

Gracias por tu trabajo, muy bueno!