martes, 31 de marzo de 2009

Siguiendo con las buenas noticias...

¿Se retira Gabo? Aseguran que García Márquez "no volverá a escribir nunca más"

En 2004 Gabriel García Márquez escribió 'Memoria de mis putas tristes', la última novela suya publicada. Y parece, según las versiones, que ese será el último libro que escriba.

El biógrafo del gran escritor colombiano, el británico Gerald Martin, coincidió con las versiones que anuncian el retiro del Premio Nobel.

Martin, autor de "Gabriel García Márquez: A life", la primera biografía autorizada del escritor, coincidió con la agente literaria Carmen Balcells, quien dijo estar convencida de que el autor de ’Cien años de soledad’ "no volverá a escribir nunca más".

"Yo también creo que Gabo no escribirá más libros, aunque no me parece muy lamentable porque como escritor fue su destino tener la inmensa satisfacción de llevar a cabo una trayectoria literaria totalmente coherente muchos años antes de completar su existencia biológica", dijo Martin, según publicó la agencia ANSA.




Por su parte, el escritor y periodista colombiano Héctor Abad reveló que "hace poco García Márquez invitó a comer en su casa de México a un grupo de amigos para celebrar algo que por lo general los escritores no celebran: llevaba dos años sin escribir un sólo párrafo".

Abad consideró que el primer retiro del Premio Nobel 1982 -quien actualmente tiene 82 años- fue declararse "reportero en reposo" y abandonar el periodismo.

"Después, como si quisiera llegar paso a paso al silencio, decidió jubilarse también como novelista", explicó.

Sin embargo, el argentino Tomás Eloy Martínez abrió una ventanita para la esperanza de los seguidores del gran Gabo, poniendo en duda las versiones de su retiro. "Sólo él -afirmó- conoce sus ganas y sus límites para seguir escribiendo (si acaso los tiene). Y todo lo demás son adivinanzas".
(Extraído de Urgente24.com)

Por Fin Algo Productivo

Los llamados “Delitos contra el honor” (calumnias e injurias) serían derogados del código penal

Las calumnias y las injurias están cada vez más cerca de desaparecer del Código Penal. La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le advirtió el año pasado a la Argentina que estos delitos, tal como están redactados, atentan contra la libertad de expresión, y se acaba de presentar un proyecto en el Congreso que propone derogarlos.
La iniciativa, redactada por la diputada de la Coalición Cívica Marcela Rodríguez, fue firmada por 13 legisladores de diferentes bloques, incluido el oficialismo.
La idea es derogar del Código Penal el título de los "delitos contra el honor", que hoy tienen penas de prisión, y derivar al fuero civil "todos los conflictos que afecten la dignidad, autoestima o reputación de las personas". De este modo, la forma de reparar el daño ya no sería la cárcel del ofensor, sino una indemnización o la retractación o rectificación pública.
(Fuente: lanacion.com)


Por fin algo productivo saldría del congreso y no la mediocre basura que suele tratarse.
El hecho de que alguien pueda ir preso por ofender verbalmente a otra persona me repugna desde lo más profundo. Una noción tan retrograda es digna de regimenes como los de Mussolini y Stalin, no de un país que se originó constitucionalmente en los valores de la libertad.
Espero que el congreso siga esta tendencia hacia la derogación de nuevas leyes, y si me piden alguna recomendación le sugiero: ley de abastecimiento, ley de defensa de la competencia, ley de defensa del consumidor, ley de contratos de trabajo, ley de sociedades comerciales, etc. etc. etc…
Y en honor al gran Thomas Sowell quería hacer alusión a sus sabias palabras:
QUIEN RESPONDE A TODOS LOS PROBLEMAS DE LA SOCIEDAD CON LAS PALABRAS “DEBERÍA HABER UNA LEY PARA…” DESPRECIA LA LIBERTAD.



(aquí está el resto del post, entre los dos tags de span. sólo será visible clickeando en el link de "seguir leyendo ..."

lunes, 30 de marzo de 2009

Declaración de Principios PL 09MAR19 Revis






Declaración de principios del Partido Liberal


 



Atento que un partido político es un consenso de fundamentos y procedimientos alrededor de los cuales las personas se reúnen libremente en defensa de los mismos ideales y valores; Los aquí reunidos constituimos el Partido Liberal, y declaramos:





  1. Que las personas nacen con derechos que derivan de su naturaleza: A la vida, a la libertad, a la propiedad y a la búsqueda de su felicidad. Nadie puede ser privado de estos derechos por ninguna persona, grupo de personas, o estado. 
  2. Que cuando un gobierno se convierte en un obstáculo para dichos fines, los gobernados tienen el derecho de alterarlo o abolirlo.
  3. Que dicha libertad se expresa en el derecho a transitar, entrar, permanecer y salir del territorio nacional, pensar y publicar sus ideas sin censura, enseñar y aprender, asociarse, trabajar y ejercer industria lícita, contratar y ser contratado, usar y disponer de su propiedad, y el fruto de su trabajo, profesar su fe.
  4. Que las acciones derivadas del ejercicio de estos derechos no deben vulnerar los derechos de otra persona.
  5. Que ninguna persona tiene derecho a iniciar agresión o fraude contra otra o contra su propiedad legítimamente adquirida. El uso de la fuerza solo es admisible como defensa ante la violación de este principio.
  6. Que todas las personas son iguales ante la ley. Dicha igualdad es la base de las cargas públicas.
  7. Que para garantizar los derechos individuales se instauran gobiernos entre las personas; Y estos obtienen sus justos poderes del consentimiento de los gobernados.
  8. Que la única finalidad del estado es proveer y administrar los servicios de justicia y seguridad a la sociedad de la que es servidor.  
  9. Que las acciones privadas de los hombres que de ningún modo perjudiquen a un tercero, no son de incumbencia del estado.
  10. Que las relaciones entre las personas son voluntarias. El estado no tiene la potestad de intervenir o alterar los acuerdos voluntarios entre los ciudadanos. 
  11. Que el imperio de la ley está siempre por encima de la voluntad de los gobernantes. Lo dispuesto por ley establecida mediante el debido proceso constitucional se
    impone a los gobernantes y a los gobernados

  12. Que los candidatos electos para ocupar cargos en los poderes del estado, representan a todos los ciudadanos; Y no a los partidos que los postularon.
  13. Que la única finalidad de los impuestos es la financiación del funcionamiento del estado.
  14. Que el municipio es el espacio político primario de la sociedad.
  15. Que el gobierno no debe destinar recursos a la imposición de una escala de valores o estilo de vida en particular.




Los abajo firmantes suscribimos a estos principios fundamentales y nos comprometemos a defenderlos.


viernes, 27 de marzo de 2009

ELECCIONES JUNIO 2009

Estimados Lectores:

Cómo todos sabrán, el Régimen se salio con la suya, y gracias a ciento treinta y seis diputados delincuentes y ocho diputados zurdos incorregibles que se abstuvieron, y cuarenta y dos parásitos senadores, aprobaron la ley que adelanta las elecciones nacionales para el día 28 de junio de 2009.

Ahora bien, es de público conocimiento que el Régimen no juega nada limpio en cada eleccionario y hacen desaparecer boletas y votan hasta los muertos.

Es por eso que resulta muy necesario, y es urgente que estemos preparados, que cada uno de nosotros invierta un día de su vida fiscalizando una urna en la escuela de su barrio que más les guste. Parece algo complicado, pero en realidad es bastante fácil, el Groncho te lo explica...

Yo, en mi caracter de simple ciudadano, les pido que traten de estar ahí el 28 de junio. Es por nuestro futuro, por el de nuestros hijos, para que no nos roben más, para que se dejen de joder y empiecen a sentir que los estamos controlando y que así los Ciudadanos vamos a hacer todo lo posible para destituirlos si no se ubican y cambian de actitud. (*)

Bueno, por último, pasen por este blog donde se está armando esta donación cívica (donás un día a la patria).




(*) Yo creo que los representantes del Régimen han hecho méritos suficientes como para que se les inicie el correspondiente juicio político, y una vez destituídos, la correspondiente causa penal.

PD: Saludos al Gran Hermano que seguramente está tomando nota de lo que escribí.

TODO LO ESCRITO EN ESTE POST ES OPINIÓN PERSONAL DE MARIANO IRAOLA.

jueves, 5 de marzo de 2009

La Ayuda A Los Pobres


Este trabajo que pasé al español es de una inmensa importancia. Allí, a la luz de la genialidad y el humor de Stefan Molyneux se introduce un concepto que a pesar de su simpleza contiene una relevancia extraordinaria, sobre todo en la actualidad donde la ayuda a los pobres es la excusa para el uso de la fuerza del estado sobre la población.
Lean y en lo posible distribuyan.



Encerrado en el baúl del auto: la solución política al problema del shopping

Ahora que mi mujer empezó a tomar cursos de ciencias políticas, las cosas se han vuelto bastante confusas en mi casa. Justo esta mañana alguien tocó a mi puerta. Al abrirla, me encontré con un enorme sujeto que preguntó por mi mujer.

"Creo que se esta cambiando porque justo hoy iba al Shopping, le dije extrañado.

"Ah" me dijo mientras se pasaba un escarbadientes por la boca, una y otra vez. "Ya sé por eso estoy aquí.

Quede mirándolo y me pregunté: un ayudante de compras? encargado de las bolsas? masajeador de pies? qué será?

Escuche a mi esposa bajar las escaleras. "Ah" exclamó. "Excelente, ya estoy lista!"

"Muy bien" contestó el hombre. Sacó una bolsa gigante por debajo de su traje. "Agáchese un poco" le dijo a mi esposa, mientras pasaba la bolsa sobre su cabeza.

Hice un intento de agarrarla del brazo pero decidí en vez usar palabras. "Qué estas haciendo?" le demandé al hombre

Mi esposa se enderezo sonriéndole al hombre. "Todo esta bien" dijo. "Me temo que mi esposo es muy liberal"

El hombre dio vuelta la vista mientras entrecruzó los brazos.

"La cuestión es querido" mi esposa sonrió, "verdaderamente tengo ganas de ir al Shopping..."

"Y por eso...te dejas llevar en una bolsa por este hombre?"



"Claro! Así es como funciona. No lo comprendí hasta tomar el curso de ciencias políticas, pero me resulta tan claro ahora"

"Qué cosa?"

"Bueno, antes cuando quería ir al Shopping, no era muy eficiente. Sólo tomaba mi cartera y las llaves del auto, iba al Shopping y simplemente compraba. Que locura era eso. Ahora finalmente comprendí como debería ser. Entonces cuando quiero ir al Shopping, llamo a este caballero que toma mi tarjeta de crédito, me mete en esta bolsa, coloca la bolsa en el baúl de mi auto, me lleva hasta el Shopping , hace las compras por mí y de paso compra algunas cosas para él. No es eso mucho mejor?

"Querida, seriamente no entiendo como eso tiene el mínimo sentido, haciéndolo sola no sería mejor?"

"Querido" dijo suavemente." Así es como se supone que debe hacerse. Si quiero hacer algo, llamo a alguien que me fuerce a hacerlo. Qué podría ser mejor? Es perfecto"

"Te puedes quedar con tu auto?"

Mi esposa miro curiosa al hombre a su lado. Él se adelanto y dijo: "No creo. Me parece que lo necesitaría un día o dos. Los llamo cuando haya terminado de usarlo y ustedes pueden venir a buscarlo. Esta bien?

"Claro que no esta bien" grite. "Si mi esposa quiere ir al Shopping, no necesita que la fuerces a ir al Shopping y encima comprando cosas para vos también."

"Querido" dijo devuelta mi esposa suavemente. "Es exactamente como las cosas deberían funcionar". Mientras se comía las uñas dijo. "Es exactamente como ayudamos a los pobres con los programas del estado de bienestar, no?"

"Qué?"

"Bueno, nosotros como votantes queremos ayudar a los pobres, verdad? Por tanto votamos políticos que nos obliguen a ayudar a los pobres. Toman nuestro dinero, lo gastan en los pobres en la medida que lo vean apropiado, comprándoles varias cosas a su vez! Y si esa forma de hacer las cosas es lo suficientemente buena para algo tan importante como ayudar a los de menores recursos, seguramente también es lo suficientemente bueno para algo trivial como mis compras en el Shopping! Estoy en lo cierto, o estoy en lo cierto?

"Pero...si queremos ayudar a los pobres tan desesperadamente que votamos a políticos para que nos fuercen a ayudarlos, entonces para que necesitamos políticos en primer lugar? Por qué no simplemente ayudamos a los pobres nosotros mismos!"

"Ah" ella dijo con una sonrisa triunfal, " eso es porque somos demasiados egoístas para ayudar a los pobres nosotros mismos"

"Pero si fuéramos lo suficientemente egoístas como para no ayudar nosotros mismos a los pobres, entonces seguramente nunca votaríamos a políticos que nos fuercen a ayudar a los pobres en primer lugar! Y si no queremos ayudar a los pobres, entonces el gobierno nunca lo haría por nosotros, porque nunca votaríamos a un político que prometiera eso! Por eso si la mayoría de la gente quiere ayudar a los pobres, entonces no necesita votar políticos que los fuercen a ayudar a los pobres, no es así?"

Por un momento ella parecía confundida. "Bueno..."

"Mira lo que esta pasando ahora! En el pasado, si querías ir al Shopping, sólo tenias que ir y comprar lo que quisieses! Ahora mira toda esta burocracia y complicación - este sujeto vino a ponerte en una bolsa y manejarte hacia el Shopping en el baúl de tu auto, y luego comprar lo que le parece que necesitarás y comprarse cosas para él mismo también. Cómo puede ser eso más eficiente - o en cualquier otra forma mejor - comparado al antiguo método?"

Tartamudeando. "No, eso..."

"Si dejamos que estos políticos nos fuercen a ayudar a los pobres, qué pasa si gastan todo el dinero en formas que no ayudan en lo más mínimo a los pobres? Qué sucede si deciden gastar más dinero en ellos que en los pobres? Podemos pedir por nuestro dinero devuelta? Lo ves, si queremos ayudar a los pobres - o los enfermos, o los ancianos, o quien sea - simplemente hagámoslo, y no necesitamos que el gobierno nos fuerce a hacerlo. Si el gobierno refleja la voluntad del pueblo, entonces no necesita forzarnos a hacer cosas. Si el gobierno, por otro lado, no refleja la voluntad del pueblo, entonces directamente estaríamos en una tiranía. Ves a lo que voy?"

"Si, pero..." Mi esposa se trababa mientras trataba de escapar del razonamiento borroso del estatismo.

"Pero, quién te dijo todo esto en primer lugar" le pregunté.

El enorme sujeto do un paso adelante y dijo, "yo".

"Si" dijo mi esposa apenada. "Perdón por no introducírtelo. Él es mi profesor de ciencias políticas".

Extendió sus enormes brazos mientras yo lo miraba.

"Hey", dijo el profesor, mientras hizo un movimiento brusco con el brazo. "No tengo todo el día. Que tal si solucionamos esto votando? Quiero decir..."agregó inclinándose sobre mi esposa. "Asumo que cuento contigo en hacer lo correcto, y demostrarme que entendiste los cursos que te dí"

Nerviosa asintió con la cabeza mientras miraba asustada a su profesor. Supongo que quería aprobar el curso.

El profesor levantó la mano, aquella con la cual sujetaba la bolsa. "Yo voto ir al Shopping" gritó. "Necesito algunas cosas".

Mi mujer tenso sus labios. "Es la decisión correcta" dijo mientras levantaba la mano con sus ojos cerrados.

En un parpadeo desapareció dentro de la bolsa.

Estaba apunto de llorar en oposición a esta violación a la razón, a la propiedad, a la moral...pero por supuesto yo soy la minoría, así que cuál es el punto?

Autor: Stefan Molyneux
Traducción: Fernando Aguilera



domingo, 1 de marzo de 2009

El Cura empresario

Voy a transcribir una nota muy interesante que salio hoy en el Suplemento Enfoques de La Nación. Es una entrevista a cura vasco devenido empresario que deja algunos mensajes muy interesantes.

El "cura empresario", "el cura innovador" o simplemente "el cura", Luis de Lezama no es un sacerdote más en España. Preside un grupo económico a cargo de 21 restaurantes (dos de ellos en Estados Unidos), un resort de lujo y tres escuelas de gastronomía y hotelería: en total, 600 funcionarios y 17 millones de euros de facturación por año. Raro para un hombre de sotana, y mucho más cuando dice que ha levantado su negocio sobre la misma base que una misa. "La justificación de mi empresa no está en la ambición de dinero o popularidad, sino en el mensaje evangélico", asegura el sacerdote de 72 años, quien pasó unos días en Uruguay con la triple finalidad de descansar, escribir un libro y casar a Hilario, hijo de su amigo Roberto Canessa, sobreviviente de la tragedia aérea de los Andes.

(aqui van las primeras líneas de texto del post. todo lo que se agregue debajo de este bloque de texto sólo se verá clickeando el link "seguir leyendo ...")

 
(aquí está el resto del post, entre los dos tags de span. sólo será visible clickeando en el link de "seguir leyendo ..."

La historia se remonta a finales de los años 60. En una España deprimida, con Francisco Franco en el ocaso de su gobierno, De Lezama era cura en Vallecas (Madrid), donde abrió un albergue para jóvenes marginales, en su mayoría "maletillas", chavales que sueñan con convertirse en toreros y quedan al cabo sin corrida y sin estudios. Como una de las máximas del sacerdote refiere a nunca pedir limosna, él y esa veintena de jóvenes vivían como recicladores. "Ibamos a la rebusca, la busca (de basura) era para los privilegiados. Y vivíamos de las chatarra, los cartones, papeles viejos". La otra máxima de Lezama se ha transformado en lema del grupo empresarial: "No dar peces, sino enseñar a pescar". O a cocinar, administrar y dar un buen servicio. Así surgió la idea atrevida de abrir un restaurante para que él y esos jóvenes pudieran producir. Un amigo consiguió el local, él pidió licencia de sacerdote y en 1974 se inauguró La Taberna del Alabardero, en Madrid, frente al Teatro Real.
Allí comienza una expansión casi milagrosa en la que un cura que no sabía de cocina y unos jóvenes que no sabían nada de nada pusieron la primera piedra de una de las cadenas más prestigiosas de España. "La Taberna era frecuentada por intelectuales, periodistas, políticos. Y muchos que venían del exilio. Uno de ellos, un tal Isidoro, resultó que era Felipe González. Allí empezó a gestarse un nuevo estilo de sociedad, de democracia y también de restaurante. De aquellos con mantel de hilo o casas de comida de hule surgió esta taberna donde se comía la cocina de la abuela."
Con esa misma impronta, el crecimiento no ha parado hasta hoy, con la última sucursal recién abierta en Seattle (EE.UU.), pese a la crisis. Pero justo en la cúspide, De Lezama abandonó el grupo empresarial que dirigió por 35 años para volver a calzarse la sotana y transformarse en párroco, aunque mantiene la presidencia de la compañía y de su fundación. En 2005 le asignaron una parroquia en el barrio madrileño de Monte Carmelo.
La tercera actividad del cura es el periodismo. Lo estudió y ejerció para financiar el albergue de "muletillas". En 1972, como periodista de la agencia EFE, viajó a Uruguay para entrevistar a 16 muchachos que habían sobrevivido 72 días los Andes. A la vez, produjo un curioso reportaje con el movimiento Tupamaro, uno de los pocos que dio la guerrilla uruguaya mientras estaba en actividad.
A Uruguay lo prefiere en verano, cuando se toma unas vacaciones. En casa de los Canessa, distendido en un sillón, habla de negocios, de la crisis, y de algo clave para él: el capital humano. Pero también de la liturgia, la fe cristiana y de cómo y por qué en Uruguay pululan las sectas. Lenguajes y ámbitos en apariencia muy distantes, pero pareciera que este cura innovador logra unir lo que el hombre ha separado. 

-¿Cómo es que un sacerdote termina siendo empresario? 

-Después del Concilio Vaticano II, surge en España un grupo de sacerdotes muy preocupados por lo social. En 1962 yo estaba en un pueblecito llamado Chinchón y empecé a acoger a muchachos marginales, que no sabían quiénes eran y todo eso se traslada después a Vallecas, donde abro un albergue. Pero luego cambia el cariz de todo esto cuando dijimos: "Vamos a vivir de nuestro trabajo". Y en 1974 abrimos la Taberna del Alabardero. Contratamos a un chef vasco, como yo, y nos pusimos a trabajar en un tiempo en que se fraguaba un cambio en España. Franco estaba en sus últimos momentos y por las pocas mesas de la Taberna pasaron la mayoría de los intelectuales de la época.
-¿Pero se imaginaba el crecimiento que tuvo luego? 

-No nos imaginamos nada. Teníamos esa idea de transformar la Taberna en una escuela de formación humana, de valores, que hoy es tan importante en una España que se ha hundido en la cultura del pelotazo económico, de proyectos que ganaban mucho dinero de la noche a la mañana y que hoy ha estallado, dejando cuatro millones de desempleados. 

-De ahí que usted haya afirmado que su empresa es una especie de extensión de su servicio como sacerdote... 

-Estoy convencido de que no hubiera hecho nada de esto si no hubiera sido sacerdote. La justificación de mi empresa no está en la ambición, el deseo de ganar dinero o popularidad; está en el mensaje evangélico. 

-Es una vía poco ortodoxa... 

-Puede ser, pero la Iglesia en estos tiempos debe ser más activa en su misión de ir a buscar a aquellos que están lejos de la fe. Claro que es más fácil volver a la rutina. La liturgia es parte importante de la pastoral, pero no podemos quedarnos en eso. Necesitamos una pastoral de comunicación, de comunidad, y eso rompe con la rutina. He visto en muchas ciudades, en Madrid y otras, que las iglesias están cerradas durante todo el día. Las abren media hora antes de la misa y luego las cierran. Yo no conozco ningún negocio que cerrado produzca. (n. de b.: avisenle a los K).
-¿Cuál es su concepto de empresa? 

-La empresa es mucho más que el lugar donde se gana el dinero para vivir. Es una segunda familia, donde uno tiene que trabajar y tiene que haber un respeto a los valores de cada uno. Si la fregadora de la Taberna del Alabardero en Seattle, la última que ha abierto, para el tren de lavado, todo se paraliza.Este conjunto de equipo hace que si el chef realiza buena comida, el maitre ofrece un buen servicio, la señora que frega los platos lo hará con más ilusión si hay esta armonía que si estamos en esa especie de lucha social interna. Desgraciadamente, no nos hemos dado cuenta de que la lucha de clases se ha perdido. Hoy estamos en otra coyuntura y a veces, en la carencia y dificultad, aprendemos que la fregadora puede ser mi mejor compañera, que debe tener un sueldo equilibrado y que no la puedo maltratar. Esto muchas veces se ha aprendido con sangre. 

-¿No ha tenido problemas con los sindicatos? 

-No. Pero los sindicatos hoy deberían cambiar. Tendrían que ser los principales responsables de la educación y cultura del pueblo para la formación profesional y no dedicarse a buscar dádivas del poder, que por cierto les tapa la boca con dinero. Hoy, muchos sindicalistas tiene la boca tapada con millones. Y los sindicatos, cuando se juntan con el poder, pierden su fuerza. Lo mismo pasa con la Iglesia: cuando se liga al poder, pierde sus valores espirituales. Por eso, una Iglesia controvertida, en difícil relación con el poder, siempre será más sincera, más auténtica y más cristiana. 

-¿Tiene detractores dentro de la Iglesia? 

-Siempre hay gente que ve las cosas de otro modo. Me he sentido prejuzgado, que hacía esto por dinero, por popularidad, hasta para conseguir chicas (risas). 

-Está escribiendo un libro cuyo título será El capital humano , ¿a qué se refiere? 

-Aquí, en Punta Colorada, he avanzado bastante con ello. El capital humano es el valor del equipo que forma una empresa y su proyección. La cuenta de resultados de una empresa que no tenga en cuenta hoy el capital humano y la investigación y desarrollo, la I+D, se muere. Y se muere más rápidamente que antes. (n. de b.: recordar al empresariado nacional y popular).

-¿En qué gasta su empresa los 17 millones de euros que factura?
-En esto. Tenemos tres escuelas de hostelería con nivel universitario y estamos por abrir otras dos. También armamos una fundación, que es civil y no religiosa, dedicada a la formación del ser humano y que da acogida un poco a lo que he venido haciendo desde 1962. No podemos parar, cuando uno está trabajando con jóvenes no se puede venir abajo. Las cuentas de resultado no van a mejorar si uno se pone triste, serio, cabizbajo; hay que echarle mano a la imaginación. 

-Para muchos, la figura del empresario se asocia a alguien sin sentido social, ¿cómo ha lidiado con esto siendo cura? 

-Ya no hay más lucha de clases. Habrá empresarios buenos y malos, pero esa idea del empresario como mal social, causa de todos los problemas, cuando los países no eran cultos tenía chance para los políticos de izquierda. Pero hoy que el nivel de cultura, en España, en Uruguay y en muchas partes, ha avanzado, eso me parece una cosa del Antiguo Testamento. Los jóvenes están hartos de discursos y palabras huecas. Los contenidos son más reales, rápidos y eficaces. Hay que crear ideas. "Enseñar a pescar, no dar peces". Lo dice el Evangelio.

Link
Lo posteo porque me parece que deja algunas cosas interesantes.

Hitler era Keynesiano



Excelente artículo de Lew Rockwell, alumno de Rothbard y actual colaborador de Ron Paul en el Congreso.
Desde chico nos enseñan constantemente que la violencia es mala, que obligar a las personas a la fuerza a hacer aquello que no quieren es tiránico, que el robo es un pecado gravísimo. Sin embargo, a la hora de hablar de economía esos principios se vuelven un poco flexibles, por no decir que son completamente denostados. Más grave aun, es la manera como las personas se engañan a si mismos para hacer creer que el híper intervencionismo no es violencia. De ahí que la creación de un sin número de impuestos sea sólo "una política redistributiva,. la impresión de moneda a costas del poder adquisitivo de la población, una "herramienta legítima del estado en mira del bien común", y el inagotable enduedamiento interno y externo "una necesidad para la estabilidad social".
Debemos llamar a las cosas por su nombre. A las tres herramientas del estado que mencione no se lo puede catalogar como algo distinto al robo y la violencia. Mientras que a los que las aplican, no se los puede denominar en forma distinta que a los ladrones y los salvajes.

Artículo por Lew Rockwell

For today's generation, Hitler is the most hated man in history, and his regime the archetype of political evil. This view does not extend to his economic policies, however. Far from it. They are embraced by governments all around the world. The Glenview State Bank of Chicago, for example, recently praised Hitler's economics in its monthly newsletter. In doing so, the bank discovered the hazards of praising Keynesian policies in the wrong context.

The issue of the newsletter (July 2003) is not online, but the content can be discerned via the letter of protest from the Anti-Defamation League. "Regardless of the economic arguments" the letter said, "Hitler's economic policies cannot be divorced from his great policies of virulent anti-Semitism, racism and genocide…. Analyzing his actions through any other lens severely misses the point."



The same could be said about all forms of central planning. It is wrong to attempt to examine the economic policies of any leviathan state apart from the political violence that characterizes all central planning, whether in Germany, the Soviet Union, or the United States. The controversy highlights the ways in which the connection between violence and central planning is still not understood, not even by the ADL. The tendency of economists to admire Hitler's economic program is a case in point.

In the 1930s, Hitler was widely viewed as just another protectionist central planner who recognized the supposed failure of the free market and the need for nationally guided economic development. Proto-Keynesian socialist economist Joan Robinson wrote that "Hitler found a cure against unemployment before Keynes was finished explaining it."

What were those economic policies? He suspended the gold standard, embarked on huge public works programs like Autobahns, protected industry from foreign competition, expanded credit, instituted jobs programs, bullied the private sector on prices and production decisions, vastly expanded the military, enforced capital controls, instituted family planning, penalized smoking, brought about national health care and unemployment insurance, imposed education standards, and eventually ran huge deficits. The Nazi interventionist program was essential to the regime's rejection of the market economy and its embrace of socialism in one country.

Such programs remain widely praised today, even given their failures. They are features of every "capitalist" democracy. Keynes himself admired the Nazi economic program, writing in the foreword to the German edition to the General Theory: "[T]he theory of output as a whole, which is what the following book purports to provide, is much more easily adapted to the conditions of a totalitarian state, than is the theory of production and distribution of a given output produced under the conditions of free competition and a large measure of laissez-faire."

Keynes's comment, which may shock many, did not come out of the blue. Hitler's economists rejected laissez-faire, and admired Keynes, even foreshadowing him in many ways. Similarly, the Keynesians admired Hitler (see George Garvy, "Keynes and the Economic Activists of Pre-Hitler Germany," The Journal of Political Economy, Volume 83, Issue 2, April 1975, pp. 391–405).

Even as late as 1962, in a report written for President Kennedy, Paul Samuelson had implicit praise for Hitler: "History reminds us that even in the worst days of the great depression there was never a shortage of experts to warn against all curative public actions…. Had this counsel prevailed here, as it did in the pre-Hitler Germany, the existence of our form of government could be at stake. No modern government will make that mistake again."

On one level, this is not surprising. Hitler instituted a New Deal for Germany, different from FDR and Mussolini only in the details. And it worked only on paper in the sense that the GDP figures from the era reflect a growth path. Unemployment stayed low because Hitler, though he intervened in labor markets, never attempted to boost wages beyond their market level. But underneath it all, grave distortions were taking place, just as they occur in any non-market economy. They may boost GDP in the short run (see how government spending boosted the US Q2 2003 growth rate from 0.7 to 2.4 percent), but they do not work in the long run.

"To write of Hitler without the context of the millions of innocents brutally murdered and the tens of millions who died fighting against him is an insult to all of their memories," wrote the ADL in protest of the analysis published by the Glenview State Bank. Indeed it is.

But being cavalier about the moral implications of economic policies is the stock-in-trade of the profession. When economists call for boosting "aggregate demand," they do not spell out what this really means. It means forcibly overriding the voluntary decisions of consumers and savers, violating their property rights and their freedom of association in order to realize the national government’s economic ambitions. Even if such programs worked in some technical economic sense, they should be rejected on grounds that they are incompatible with liberty.

So it is with protectionism. It was the major ambition of Hitler's economic program to expand the borders of Germany to make autarky viable, which meant building huge protectionist barriers to imports. The goal was to make Germany a self-sufficient producer so that it did not have to risk foreign influence and would not have the fate of its economy bound up with the goings-on in other countries. It was a classic case of economically counterproductive xenophobia.

And yet even in the US today, protectionist policies are making a tragic comeback. Under the Bush administration alone, a huge range of products from lumber to microchips are being protected from low-priced foreign competition. These policies are being combined with attempts to stimulate supply and demand through large-scale military expenditure, foreign-policy adventurism, welfare, deficits, and the promotion of nationalist fervor. Such policies can create the illusion of growing prosperity, but the reality is that they divert scarce resources away from productive employment.

Perhaps the worst part of these policies is that they are inconceivable without a leviathan state, exactly as Keynes said. A government big enough and powerful enough to manipulate aggregate demand is big and powerful enough to violate people's civil liberties and attack their rights in every other way. Keynesian (or Hitlerian) policies unleash the sword of the state on the whole population. Central planning, even in its most petty variety, and freedom are incompatible.

Ever since 9-11 and the authoritarian, militarist response, the political left has warned that Bush is the new Hitler, while the right decries this kind of rhetoric as irresponsible hyperbole. The truth is that the left, in making these claims, is more correct than it knows. Hitler, like FDR, left his mark on Germany and the world by smashing the taboos against central planning and making big government a seemingly permanent feature of western economies.

David Raub, the author of the article for Glenview, was being naïve in thinking he could look at the facts as the mainstream sees them and come up with what he thought would be a conventional answer. The ADL is right in this case: central planning should never be praised. We must always consider its historical context and inevitable political results.

Fuente: lewrockwell.com