miércoles, 13 de mayo de 2009

El mito de la distribución del ingreso. La leyenda continúa

La muletilla de la distribución del ingreso no solo es propia del oficialismo, la sentimos constantemente en la oposición también. Es hora de derribar el mito, y analizar si está justificada éticamente, y por otro lado analizar si tiene alguna utilidad.
Desde el punto de vista de la ética se quiere justificar la distribución del ingreso en el ideario de la justicia social. El adjetivo social, ha transformado a la justicia en su contrario; en vez de ser la justicia "el dar a cada uno lo suyo" a pasado a ser "sacarle el fruto de su trabajo a uno para dárselo a otros"
Si vemos a la ética como un proceso de descubrimiento de normas que permiten la subsistencia del individuo en la sociedad, vemos que para el hombre de Cromagñon era de los más natural matar al miembro de otra tribu para apoderarse de su presa. Luego vio que podía correr igual suerte, tuvo miedo, vio que su existencia también estaba en peligro si todos empezaban a actuar de igual modo y llego a la conclusión que lo mejor era establecer pautas de comportamiento que todos se comprometieran a obedecer. De esa manera el hombre empezo a dominar sus instintos depredadores


La justicia social por lo tanto es una involución, ahora se puede dar rienda suelta a los instintos de depredación y saqueo con la convicción moral de que se actua por principio. Las consecuencia de esta "nueva y tragica moral" están a la vista.
Se puede decir que la justicia social (y todas las formas de intervencionismo en general) son fruto de la ética consecuencialista. Se violan pues principios éticos fundamentales en aras de unas consecuencias platónicas que nunca llegan.
Desde el punto de vista consecuencialista o utilitarista, pues tampoco pasa el examen. Para analizarlo debemos partir de una teoría base. Un análisis meramente empírico no alcanza, pues el empirismo por si solo tiene sus flaquezas, pues siempre que falla algún tipo de organización social y política, con el empirismo se le puede hachar la culpa a una X variante. Por ejemplo, se puede decir que Alemania del Este colapso no por las contradicciones y deficiencias del sistema comunista, sino porque no se la ayudo con el Plan Marshal.
Por eso es necesario una teoría fundamentada en axiomas básicos. Axiomas que no son dogmas, a su vez tienen alto contenido empírico, pero si no se tienen en cuenta al evaluar los hechos , dificilmente se pueda obtener una análisis certero. Son como los ojos que nos permiten ver la realidad.
primero debemos tener en cuenta:
Axioma 1: Solo la renta abundante puede ser capitalizada. Es decir un empresario con ingresos sobrantes y con capacidad de ahorro puede reinvertir comprando mayor capital y de esa forma crear nuevos puestos de trabajos y producir mayor cantidad de bienes y servicios de su actividad que aumentaran su oferta.
Axioma 2: Renta que va a distribución no va a reinverción. No necesita comentario
Axioma3: Si se desalienta la inversión por un lado, y se confisca los ingresos de la poca inversión existente por el otro, pues tenemos una verdadera maquina institucional de hacer pobres. Cuando se combate el capital el resultado es la pobreza, pues....
Axioma 4: El nivel de salarios de un país está dado por su grado de capitalización. Nueva York tiene mejor nivel de salarios que Bombay, no por su justicia social, sino por su grado mayor de capitalización.
La mejor distribución es la que realiza el mercado, el gobierno distribuye subsidios, el mercado fuentes de trabajo, sin que haya agresiones coactivas de por medio.

miércoles, 6 de mayo de 2009

¿cuanto peor, mejor?


Hacer click en la imágen.